Cerdeña

Usted está aquí

Viajar a Cerdeña no solo es conocer una isla de sol y buenas playas en pleno Mediterráneo, sino apreciar una parte de la cultura italiana menos conocida.

Al viajar a Cerdeña, podrás encontrarte con pueblos y pequeñas ciudades con un estilo muy medieval, como Alghero, así como ciudades más grandes y semicosmopolitas como Cagliari.

Pero no solo hay edificios en Cerdeña, sino que está repleta de sitios naturales como el Valle de la Luna y demás rincones únicos.  Por eso, es una zona ideal para los viajeros interesados en un turismo natural.

Visitar Cerdeña es acercarte a una isla bañada por el sol y el Mar Mediterráneo que te cautivará y donde encontrarás gran cantidad de playas llenas de gente, playas idílicas, rincones más ocultos y solitarios, playas más familiares con todos los servicios y otras más agrestes para los que buscan algo diferente.

En tu viaje a Cerdeña podrás bañarte en sus playas de arena fina y brillante con aguas transparentes mientras visitas lugares llenos de historia en que conocerás mucho más sobre la formación de la cultura europea. En Cerdeña te encontrarás con muchos museos, monumentos y edificios de una singular arquitectura que te transportarán a la Edad Media.

Cerdeña no es solo sus fantásticas playas, sino que tiene pequeñas urbes llenas de cultura y de historia. Podrás recorrer las callejuelas de Cagliari o Alghero teniendo la sensación de encontrarte en el medievo. Conocerás también Sassari, Olbia o Castelsardo.

Si te gusta la arqueología, es el destino turístico que estabas buscando ya que cuenta con numerosos yacimientos construidos por fenicios, romanos y nuragas. Entre los más llamativos está la aldea nurágica de Barumini, un lugar donde descubrir los orígenes de la cultura sarda.

Gracias a su ubicación, presenta un excelente clima con temperaturas cálidas y agradables. Incluso en otoño y primavera hace calor. Por eso, es un destino muy atractivo para los amantes del mar y la naturaleza.

 

 

Día 1: Olbia- Palau (24 mn)

El itinerario que tenemos pensado para ti en la Costa Esmeralda empieza y finaliza en Portisco, una marina que se halla en la ciudad de Olbia donde se ubica el principal aeropuerto de la isla.

Navegarás hasta Palau pasando por Porto Cervo, capital de la Costa Esmeralda y punto de encuentro entre millarios y personal de la jet set internacional que tiene su residencia de verano en Cerdeña o se aloja en hoteles de lujo.

Este puerto tiene campos de golf, restaurantes y tiendas de marcas de prestigio. Después de comer, saldrás a Palau, destino de ferrys y transbordadores que proceden de Córcega y las islas del archipiélago Maddalena, por lo que ahora es un puerto moderno y muy transitado.

Cuando vayas a llegar a Palau descubrirás cómo el viento ha esculpido las rocas de un tramo de esta costa, dando lugar a caprichosas formas entre las que destaca la Roccia dell’Orso, que tiene forma de oso.


Día 2: Palau - Budelli/Santa Maria/Razzoli (7 mn)

En tu segundo día  a bordo, desayunarás en Palau para ir a las islas del archipiélago de La Maddalena, donde están las playas y calas más bellas de la isla de Cerdeña, como la conocida  a nivel mundial playa de arena rosada de la isla de Budelli, ubicada al noreste del archipiélago.

También puedes acercarte a Santa María o a la deshabitada Razzoli, islas que destacan también por su entorno natural virgen protegido como parte del Parque Nacional de la Magdalena.


Día 3: Budelli/Santa Maria/Razzoli - Bonifacio (13 mn)

Cruzarás el estrello de las Bocas de Bonifacio que separa Cerdeña de Córcega, Italia de Francia, para llegar al puerto natural de Bonifacio, un conjunto muy bello dominado por una ciudadela antigua rodeada de murallas y construida sobre acantilados.

Baja por la Escalera del Rey de Aragón, 187 escalones tallados directamente en  piedra caliza y que te llevan a la base del acantilado.


Día 4: Bonifacio - Santa Teresa (10 mn)

Tu próxima parada a la vuelva de Bonifacio va a ser Santa Teresa de Gallura, en la ubicación más septentrional de la isla.

Esta pequeña ciudad con 5 mil habitantes, “la pequeña Turín”, tiene muchas playas y ensenadas donde podrás bañarte, destacando Rena Bianca.  

También te recomendamos Rena Majore, Santa Reparata, Capo Testa, Vignola, Valle dell'Erica y Valle della Luna.


Día 5: Santa Teresa - Porto Pollo (9,50 mn)

La playa de Porto Pollo destaca no solo por sus dunas de arena blanca con tramos de acantilados en granito sino más bien por su turismo deportivo, sobre todo windsurf, kitesurf, buceo, vela, piragüismo y bici de montaña. 


Día 6: Porto Pollo - Olbia (20,50 mn)

Su belleza natural en un entorno lujoso te atrapará.

En Portisco podrás pernoctar a bordo de tu barco de alquiler de  vientoparente y disfrutar de la noche en la ciudad.


Día 7: Olbia

En esta ciudad de la Costa Esmeralda finaliza el trayecto.


 

Cerdeña

Cerdeña